quarta-feira, 28 de dezembro de 2011

A Ecuador le atrae la posibilidad de ingresar a Mercosur - Entrevista com Rafael Correa a Telesur


El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró la intención de su país de ingresar al Mercado Común del Sur (Mercosur) y aseguró que se trata de un proyecto que "nos atrae mucho", porque de concretarse, sería un de las decisiones más importantes de la historia de su país.

Correa realizó las declaraciones en una entrevista exclusiva concedida a teleSUR, en el marco de la XLII Cumbre de jefes de Estado del Mercosur que se celebró recientemente en Uruguay.

El mandatario aclaró que a pesar de que la solicitud todavía no se ha hecho de manera formal "estamos analizando seriamente esa posibilidad".

Asimismo, destacó que Mercosur (integrada por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) es una organismo importante para el comercio y la integración regional. En este sentido, criticó que en la Comunidad Andina (bloque que conforma junto con Bolivia, Colombia y Perú) no se pueden discutir algunos puntos como el de un arancel común externo, porque hay naciones (Colombia y Perú) que han firmado el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea.

En la CAN "es imposible como bloque hablar de un arancel común externo, importante instrumento para el desarrollo regional, Mercosur lo puede hacer", insistió.

A continuación teleSUR publica de manera íntegra la entrevista al presidente de Ecuador.

¿Ecuador ingresa al Mercado Común del Sur? y de hacerlo ¿cuándo?

Estamos analizando esa posibilidad, nos atrae mucho es una decisión muy importante para Ecuador, pero como manifestaba en la plenaria y antes en la reunión de presidentes, nuestra visión en política comercial, en política de inversión extranjera y en otras clases políticas sobre todo a nivel internacional, coincide mucho con la visión de los miembros del Mercosur y con el Mercosur en sí mismo como bloque. Así que nos atrae muchísimo la posibilidad de ingresar como miembro pleno al bloque de Mercosur.

¿Todavía la solicitud no está hecha?

Todavía no formalmente, pero estamos analizando seriamente esa posibilidad.

En la reunión previa a la plenaria usted felicitó al bloque por el nivel de discusión político que se mantenía allí. En resumen, ¿cuáles son los puntos claves que se vienen discutiendo?

Es una sana envidia, por ejemplo, el punto más largo que generó una gran discusión fue el de un arancel común externo. Como lo dije en la reunión de presidentes, nosotros en la Comunidad Andina ya no podemos discutir eso, ya no existe esa posibilidad, ya que dos miembros de la Comunidad, de los cuatro que somos: Ecuador, Bolivia, Colombia y Perú, estos dos últimos han firmado Tratado de Libre de Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea, con todo derecho como países soberanos, pero es imposible como bloque hablar de un arancel común externo, importante instrumento para el desarrollo regional, Mercosur lo puede hacer.

Dije (en la reunión de jefes de Estado) que bueno que estén los presidentes discutiendo estas cosas, en la Comunidad Andina desde finales de 2008 no habíamos tenido reunión de presidentes. Tuvimos hace algunas semanas una reunión urgente en Bogotá (Colombia) a pedido de Ecuador, pero antes de eso, durante tres años no nos habíamos reunido los presidentes para discutir sobre los problemas de la región.

Son cosas importantes, relevantes y que también representan pasos concretos para la integración, para el desarrollo regional.

Se escuchó también en la exposición de los mandatarios en Mercosur: integración económica, voluntad política y la presidenta pro témpore del bloque, Cristina Fernández, agregó la palabra 'coraje'. Es algo que se viene repitiendo no sólo en Mercosur sino en los diferentes anillos: Unasur y la CELAC, recién creada.

América Latina tuvo miedo hasta de pensar, en las últimas décadas nos guiamos por un supuesto consenso el Consenso de Washington, donde no participamos los latinoamericanos, se imaginan que vergüenza hablar de consenso de algo donde ni siquiera estuvimos invitados. Irreflexivamente acríticamente tomamos esas políticas y fue un desastre en América Latina.

Antes, en la posguerra, con la escuela cepalina y el estructuralismo aunque sea pensamiento propio con sus aciertos y errores, por si acaso, hubo mucho más aciertos que errores. El error no estuvo en la concepción sino en la implementación del modelo desarrollista de sustitución de importaciones. En todo caso, era algo nuestro. Acá asumimos, acríticamente algo que nos mandaron a decir y le llamamos consenso. Entonces, coincido con lo que dice Cristina (Fernández), se necesita coraje, se necesita perder el miedo, marchar con nuestros propios pies, a depender de nuestras propias fuerzas, como decía José Gerbasio Artigas, ya que estamos en Uruguay.

Usted también dijo que el capital tiene más derecho que el ser humano ¿un ejemplo?

Lo he repetido varias veces: si hay un atentado contra los derechos humanos en América Latina, en teoría en todo el sistema interamericano pero ahí son bastante selectivos para detectar los atropellos de derechos humanos, tiene que agotar las instancias judiciales del respectivo país antes de poder llevarlo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Con estos tratados de protección recíproca e inversiones que firmaron ahí adiestra y siniestra los países de América Latina impuestos por los países hegemónicos, cualquier trasnacional sin ningún requisito previo, puede llevar a un Estado soberano a estos centros de arbitraje, que además siempre tienen un claro sesgo a favor de las trasnacionales. Entonces ¿qué es esto? para hacer respetar los derechos humanos hay que agotar las instancias nacionales jurídicas antes de poder llevarla a la CIDH.

Para reclamar los "derechos" del capital, sin ningún requisito previo, pueden sentar en el banquillo de los acusados a un Estado soberano en estos famosos tribunales arbitrales. La supremacía del capital sobre los seres humanos.

En esa relación también en nuestros países, algunos con más cambios que en otros, los monopolios o los oligopolios mediáticos tuvieron el poder durante mucho tiempo.

Tuvieron no, lo tienen, es uno de los más graves problemas planetarios, pero nadie, a excepción de algunos locos por ahí como el comandante (presidente de Venezuela, Hugo) Chávez, quien habla de eso, nadie se atreve a tomar al toro por los cuernos, a decir las cosas frontalmente, todos los dicen en corrillos, entre bastidores, todos los presidentes se quejan de esto, pero muy pocos lo decimos frontalmente: el poder de los poderes es la prensa. ¿qué es la prensa? no nos dejemos engañar, estamos de acuerdo con la libertad de expresión, con lo que no estamos de acuerdo es con ciertos negocios privados, algunas veces corruptos, con conflictos de intereses que como negocios se dedican a la información, eso es otra cosa eso no es libertad de expresión. Imagínense que dependamos de esa clase de negocios.

En Ecuador seis familias, ocho familias a lo sumo, dominan a los medios de comunicación nacionales ¿somos esclavos en nombre de la libertad de expresión, de lo que nos digan o nos quieran callar? y hasta cuando vivimos engañados sobre eso. Son grupos con claros intereses normalmente representantes de la derecha, normalmente representantes de los ricos y grupos de poder. ¿qué pobre tiene un periódico? ¿qué pobre tiene un canal de televisión? no nos engañemos, como dice Ingnácio Ramonet, representan a los grupos que se han beneficiado del statu quo.

¿La Ley de Medios se aprobará próximamente?

Es un mandato constitucional, pero los tantos que se desobedecen cuando les convienen a los grupos de poder y con el aplauso de los medios de comunicación. La constitución, aprobada en las urnas por 63 por ciento del pueblo ecuatoriano a finales de 2008, ordenaba una Ley de Comunicación en el plazo de un año, han pasado tres años. Imagínense si haber ordenado algo a mi como Gobierno durante tres años no lo hubiera cumplido, pese a que la constitución me daba un año, todos los días ya tuviera titulares 'Correa dictador, está rompiendo la constitución' 'Gobierno inconstitucional', etc., pero como lo hacen ellos en función de su conveniencia es un debate democrático. No solo eso, hay una presión enorme para que no se apruebe esa ley, porque esos negocios privados no quieren ningún control social y eso es inaceptable. No estamos hablando de la venta de corbatas de disco compacto (CD), que también requiere control social, estamos hablando de un bien fundamental por una sociedad como es la información.

¿Ve teleSUR?

Veo muy poca televisión, pero dentro de la poca que veo, veo teleSUR. En gran contribución a América Latina. Imagínense América Latina se enteraba lo que sucedía en el mundo a través de CNN. Sólo comparen, cuando fue el huracán Katrina que inundó Nueva Orleans, creo que hubo 30 muertos o algo así, tres meses la noticia ese mismo año un huracán en Centroamérica 300 muertos, centenas de muertos, 30 segundos la noticia. ¿Por qué yo tengo que ver una cadena anglosajona con tremendo sesgo, tremenda discriminación a América Latina? así que todos a ver teleSUR.

teleSUR-yi-PR